¿Qué es Shambhala?

Visión Shambhala

En el Tibet y en muchos otros países asiáticos, se narran relatos sobre un reino legendario que fue el origen del aprendizaje y la cultura para las sociedad asiáticas actuales. Según esas leyendas, ese reino fue un lugar de paz y prosperidad, gobernado por dirigentes sabios y compasivos. Los ciudadanos también eran amables y educados, de manera que, en general, el reino era una sociedad modelo. Ese lugar se llamaba “Shambhala”.

Base de cordura

Aunque es fácil descartar el reino de Shambhala como pura ficción, también es posible ver en esta leyenda la expresión de un deseo realmente muy humano, profundamente enraizado, de vivir de forma buena y satisfactoria. De hecho, según muchos profesores budistas tibetanos, ha existido desde hace mucho una tradición que contempla el reino de Shambhala no como un lugar externo sino como la base o raíz de la cordura y del estado despierto que existe como potencial en toda vida humana. Desde ese punto de vista no importa tanto saber si el reino de Shambhala es realidad o ficción. En cambio podemos valorar e imitar el ideal que representa de una sociedad iluminada.

No tener miedo de quiénes somos

La premisa de la que parte la visión Shambhala consiste en que tenemos que entender lo que tenemos que ofrecer a los demás de forma inherente, con el fin de establecer una sociedad iluminada para los demás. Por eso la base de la tradición Shambhala consiste en no tener miedo de quiénes somos. Ésa es la definición de valentía: no tener miedo de nosotros mismos. Por eso la senda Shambhala es una senda del guerrero. Nos convertimos en guerreros en el sentido original de la palabra: el que es valiente. Desarrollamos intrepidez al aceptarnos a nosotros mismos tal como somos, y de ahí surge una afabilidad profundad y la voluntad de abrirnos al mundo y ayudar a los demás.

Cultivamos esto gracias a la práctica de meditación, y a la senda del Aprendizaje Shambhala. Gracias a estas disciplinas podemos conectar con la afabilidad e intrepidez innatas que poseemos, y quedar inspirados naturalmente para abrirnos al mundo y ayudar a los demás.

Meditación

Nuestros Maestros

Siete cualidades para cultivar a diario

Libros